3, 2, 1… ¡Empezamos!

¡Hola, guerreras mías!

Después de tanto tiempo de parón, por fin se pone en marcha la maquinaria.

Os pongo un poco al día de lo que ha pasado en este tiempo.

Después del aborto anembrionario, fueron muchos quienes me recordaron el famoso dicho “mujer legrada, mujer preñada”. Pues bien, aquí estoy de nuevo e igual de infértil que siempre, porque el que se inventó la frase no tenía ni puñetera idea de infertilidad. También me han dado la enhorabuena por mi aborto, porque, según dicen, ahora estoy más cerca. Sé que vivimos en una sociedad a la que no le gusta el sufrimiento y lo minimiza con frecuencia. Pero de ahí a dar la enhorabuena por una pérdida… a ver si se enteran que para las madres son nuestros hijos por muy pequeñitos que sean.

Después de pastis y legrado vino un quiste a mi vida. Así, por arte de magia. Nada por aquí, nada por allá… ¡Toma, ahí tienes un quiste para que te entretengas un poquito, Eva!

Y yo que no había visto uno jamás de los jamases, vi el primero cuando más ganas tenía de dar carpetazo al aborto. El quiste era funcional y no tenía importancia ninguna, pero tardó dos meses en irse. Llegó mi cuadragésimo segundo cumpleaños y, con él, el miedo a ser madre-abuela. Ese temor no se va de mi cabeza, porque a lo tonto han pasado cinco meses desde que lo intentamos por última vez.

En el mes de Julio, hicimos scratching y dejamos preparado el endometrio. Fue en la propia consulta y tengo que decir que no me dolió nada. Muy al contrario de las otras veces, en las que mi anterior doctora me hacía ver las estrellas, los agujeros negros y hasta el bosón de Higgs. No le agradezco las clases de astronomía ni de física cuántica, sinceramente.

Al scratching me presenté con la vejiga llena, un Valium y acongojada perdida. Los factores miedo, Valium y vejiga a punto de reventar son muy peligrosos cuando se juntan. Sobre todo porque sueltan la lengua de mala manera y se acaba contando la vida al gine. Y a su vez, se termina consiguiendo información no deseada. Porque, vamos a ver… ¿Necesitaba yo saber que el Dr. Buenorro está casadísimo y lleva media vida con su mujer? ¡No! Porque ahora me lo imagino cual respetable padre de familia con cinco o seis churumbeles alrededor. Que todo un Dios buenorro de la fertilidad, debe de estornudar y preñarte de cuatrillizos.

Dicho esto y tras una breve charla, fui honesta con él (ese día parecía que llevara el suero de la verdad) y le advertí que con el scratching arriesgaba su vida. Y es que al coger mi gine el foco para tener mejor visibilidad de la zona en cuestión, me vino a la memoria un episodio de mi historial infértil con mi anterior doctora. La llamaremos Dra. Lady Bug por los seis meses que nos tuvo entretenidos con las bacterias y la endometritis… biopsia va, biopsia viene.

En aquel momento sería mi segunda o tercera biopsia y la Dra. Lady Bug se acercó el foco para verse mejor. Fue una de esas famosas clases de astronomía y a mí se me escapó una patada voladora, que pasó a escasos dos centímetros de su cabeza e impactó contra el foco en cuestión.

Aprecio de corazón a Dr. Buenorro y su cabeza me es muy necesaria para mi preñamiento, así que se lo conté porque vislumbré lo arriesgado de la situación. En honor a la verdad, él le quitó importancia y me dijo que eran gajes del oficio pero noté que, disimuladamente, recolocaba el taburete justo entre mis piernas, pero dejando libre la trayectoria de cualquier puntapié fortuito. Hombre previsor vale por dos y yo lo prefiero así porque si llego a darle una patada me muero allí mismo del disgusto.

Como ya os he adelantado, mi gine tiene un don en las manos porque del scratching ni me enteré y, para mi mayor tranquilidad espiritual, no hubo que lamentar daños humanos ni materiales.

Ayer, por fin, volví de nuevo a su consulta. La regla me ha tenido todos estos días en vilo, porque no quería hacer acto de presencia. Y en el último momento, como si de una celebridad se tratase, hizo su entrada triunfal por todo lo alto y en todo su esplendor. Tan esplendorosa vino que aquello parecía la Matanza de Texas y yo no me morí de vergüenza porque mi gine es un santo y le quitó toda la importancia del mundo. Os ahorraré detalles sangrientos e iremos a lo importante ¡Ya tenemos posible fecha de transfer! Si todo va bien, será el próximo 26 de agosto.

Me ha reajustado la medicación, subiendo la dosis de heparina a 50 y cambiando los probióticos orales por otros vaginales (Feb-Rin). El resto del tratamiento será más o menos igual que en el ciclo anterior: Ovitrelle, Prolutex, relaciones programadas… Por cierto, que me parece que maridín anda por ahí buscando como loco maca, ginseng y jalea real ¡Creo que tiene miedo! 😅

Hoy he empezado con el estradiol, así que podemos decir que ya estamos en el #ComandoAgosto. Y aunque los pequeños cambios me han generado un poquito de estrés, estoy muy ilusionada y muy contenta por tener esta nueva oportunidad ¡Ojalá seamos capaces de preparar un nidito precioso y nuestro embri quiera quedarse con nosotros! 🤞🏻

Mis guerreras incansables, qué suerte tengo de haberos conocido. Espero que tengáis un gran verano y llenéis de positivos esta pandy nuestra que es la mejor del mundo 💪🏻💪🏻💪🏻

Espero traeros buenas noticias muy pronto. Muchos besos para todas y mucha suerte en vuestros tratamientos. Estoy deseando que me contéis cómo os va y que me deis muchas alegrías 💖🍀💖🍀😘😘

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s