Mateo + Eva = Amor 2.0

Amigas mías:

Hace un momento he recordado esos días, justo antes de dar el paso a la ovodonación, en los que mi mente estaba plagada de dudas y miedos. Recuerdo que buceaba en otros blogs en busca de experiencias sobre donación de gametos. Me gustaba pensar que esas mujeres lo habían conseguido y que su vida, al fin, estaba completa. Sin embargo, muchas veces sus blogs se acababan con la beta positiva.

Sé que muchas personas necesitan saber qué se siente cuando por fin tienes a tu hijo en brazos. Saber qué hay más allá. Porque la infertilidad no se acaba con el parto y menos si hemos recurrido a la generosidad de unos donantes.

Esta entrada está dedicada a todas ellas y a las que, como yo, han sido o van a ser madres por donación de gametos.

Acabo de dejarle en su cuna. Su estomaguito lleno de leche me asegura entre 5 minutos y 3 horas para escribir esta entrada. Cruzo los dedos para que sea más de una hora y me tiro a la piscina para contaros lo que pasa por mi cabeza en estos momentos:

Hace unos años, no pensaba que llegaría hasta aquí. Incluso me planteaba a menudo abandonar la búsqueda. Supongo que, por eso, cada vez que le miro me parece estar viviendo un sueño. Como si fuera a evaporarse entre mis manos, contemplo su cara con la certeza de que soy una afortunada por tenerle en mi vida. Compensa. Ahora, que conozco la felicidad de sostenerle entre mis brazos, puedo decir que pasaría mil veces por todo lo que pasé para tenerle junto a mí. Cuántas veces me planteé si el camino merecía la pena… pero ahora tengo a mi lado, durmiendo, la mejor respuesta de todas. La que me mira y me regala su sonrisa por las mañanas. A mí, sólo a mí. Y yo me siento afortunada y poderosa, porque en estos momentos soy su sustento, su consuelo, su todo… porque soy su madre.

Me siento tentada de escribir la palabra con mayúsculas. MADRE. Dicen que no hay más que una y, obviamente, esa soy yo. Recuerdo cuando, muy al principio, tenía la duda de si podría sentirme como tal siendo mi hijo procedente de los gametos de otra persona. Ahora, aquel miedo me parece tan lejano… Mi corazón es tan suyo que lo partiría en mil pedazos y lo pondría a sus pies sólo por verle sonreír.

También me preocupó algún tiempo la idea de si podría arrepentirme. Si, aún teniéndolo en mi regazo, podría desear que fuera otro, diferente… parecido físicamente a mí. Y, amigas, aunque aquel conflicto interno durara poco… ¡Qué alejado de la realidad!

Mi hijo lo es todo para mí. No tiene reemplazo ni existe otro que pudiera ni siquiera igualarle en mi corazón. Le quiero por ser él… único. Tan tierno, dulce y risueño que no podría haber soñado otro mejor.

Me acerco a su cuna. Me mira, me reconoce, me sonríe… y, dentro de mí, miles de mariposas baten las alas al compás de sus gorgojeos. No hay música más celestial ni amor más profundo que el que siento por él.

Sólo le quiero a él. Ese pequeñín que se acurruca en mi pecho con su mirada traviesa; ese que se calma sólo mirando mi cara o al contacto con mi piel. Él no tiene dudas, y yo tampoco, del inquebrantable vínculo que nos une… el amor.

No nos parecemos, ni falta que hace. Él es mil veces más guapo que yo. Y la gente le sigue buscando parecido… y lo encuentra, que es lo más hilarante de todo.

Hubo un tiempo en el que pensaba que esos comentarios me podrían doler y sin embargo tan sólo me arrancan carcajadas. Confieso que en ocasiones incluso los provoco a conciencia. Me gusta ver a familiares y amigos escudriñando el rostro de mi hijo en busca de un parecido que arrimar cual ascua a su sardina.

No me pesan los años. Pensaba que el cansancio podría conmigo, pero no. La alegría de tenerlo a mi lado, su sonrisa, su mirada… me dan la energía que nunca había tenido. La maternidad da mucho sueño, no lo voy a ocultar, pero es tan bonita y tan feliz que las fuerzas salen solas. Y, aunque parezca mentira, puedes estar despierta a las 5 de la mañana con una sonrisa en los labios, sólo porque estás contemplando la cara de tu hijo.

Mateo… haces que cada día sean horas y horas de felicidad y risas a tu lado.

Si volviera al pasado, iría directa a buscarle de nuevo, aunque tuviera que pasar por lo mismo mil veces. Bendita infertilidad que nos llevó a atravesar mil infiernos, pero que trajo a nuestro hijo a nuestras vidas.

Mateo son sólo cinco letras, pero es un universo repleto de amor que jamás me atreví a soñar.

Hoy, para mí, Amor se escribe con Doble Donación.

Gracias por leerme, amigas mías. Os deseo la mejor de las suertes en vuestras transferencias, punciones, pruebas… y que vosotras también encontréis ese amor que cabe entre los brazos y abarca el infinito.

Os mando miles de abrazos y besos, mis valientes guerreras 💗💗🤗🤗😘😘

8 comentarios en “Mateo + Eva = Amor 2.0”

    1. Hola, Cata:

      Juraría que aquí hablábamos un poco sobre el tema @minubevioleta y yo:

      https://stereo.com/u/r21I3vdVPwwxZ21

      Si no tienes la app Stereo, también puedes escucharlo en el canal de Nube de Youtube:

      Espero que te sirva de ayuda aunque sólo sea un poquito.

      Un abrazo muy grande 💖💖😘😘

      Me gusta

  1. Es tan bello leerte y saber que las que somos mamis aún sin nuestro gameto, sentimos casi lo mismo , un amor inigualable por NUESTROS hijos. Porque son nuestros y de nadie más. No existirá en la tierra mejor madre para ellos que nosotras Te quiero mi niña. Ya tienes tu cuna, ya lo tienes a el!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, mi niña. Lo tengo a él y, en su búsqueda, he sumado también amigas maravillosas como tú 😍😍
      Un besazo gigante, tesoro 💖💖💖😘😘😘

      Me gusta

  2. Como madre por ADE, suscribo completamente tus palabras y te felicito porque las hayas escrito, además de daros tanto a ti como a tu pareja la enhorabuena.
    Que lo disfrutéis muchísimo, ese niño tiene mucha suerte ❤️❤️.
    (Lo de los parecidos es un jajaja continuo….yo no sé de dónde los sacan, y cuando te dicen “es clavado a..” ya te mueres de la risa…

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias, Oli. Mariduchi también me pide que te las dé de su parte.
      El otro día me dijeron que no se parecía a mí. Pero por lo visto es clavado a mi madre 😅 Qué imaginación tiene la gente! 🤣🤣🤣
      Un abrazo enorme y muchos besos para tu peque 💗💗😘😘

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s