Mariduchis y San José

Queridas guerreras:

Quiero dedicar esta entrada a nuestros maridos. A esos que aún no son padres, porque la vida se ha empeñado en ponernos las cosas difíciles.

Ya son 12 años de búsqueda con resultado infructuoso. En este tiempo, he visto a mi marido ilusionarse con cada atraso de mi regla. Recuerdo su sonrisa de niño cuando pensaba que podía estar embarazada. Poco a poco, los dos fuimos cambiando las sonrisas por preocupación. Y la preocupación, por resignación y silencio ante la evidencia.

Hoy es el día del padre, pero no hay una fecha para esos compañeros de viaje que nos cuidan, nos aman y siguen luchando incansablemente a nuestro lado. Nunca le he preguntado a mi marido, pero supongo que este día tiene que recordarle aquello que anhela y no puede tener. Tiene que ser, sin más, un puto día de mierda, como para nosotras lo es el día de la madre… El miserable recordatorio anual de lo que no somos y no sabemos si podremos ser algún día.

Sirva esta entrada como homenaje a ellos. Hoy no es vuestro día, porque a vosotros habría que dedicaros un mes entero, por vuestra paciencia, vuestra comprensión, vuestra resiliencia, vuestra implicación… porque sufrís con cada pinchazo que nos damos, con cada prueba, con cada negativo, con cada aborto… Por las veces que hubiérais querido tirar la toalla, sólo por no vernos sufrir; por aquellas en las que nos habéis animado y nos habéis hecho ver la luz al final del túnel.

Te la dedico a ti, mariduchi, por tu ternura; por tu cariño; por las risas, incluso cuando recordamos que hace meses que no tenemos sexo, salvo por prescripción médica; por sentirte tan infértil como yo desde el primer día; por entender mis cambios de humor; por anteponer mi salud a tu deseo de ser padre; por ayudarme con los pinchazos cuando me daban auténtico pánico y aún ahora, que ya superé mis miedos; por llevar las cuentas de mi ciclo mejor que cualquier APP existente; por ser tú. Porque detrás de esas lágrimas, que no derramas para no hacerme sufrir, está la persona más hermosa que haya conocido nunca.

Espero que algún día podamos celebrar el día del padre como te mereces… con mil besos de tu hijo/a, pero si no es así, celebraremos el Día de los Mariduchis Buenos. El de aquellos que suman amor y felicidad a nuestras vidas.

Os mando todos los ánimos del mundo para estos días de confinamiento, de tratamientos cancelados y de miedos por lo que nos deparará el futuro, y, especialmente, a las que tenéis familiares enfermos por el Covid19. Espero que se recuperen pronto y que encontremos la vacuna y el tratamiento adecuados, para que esta pesadilla termine cuanto antes.

Contadme vosotras cómo llevan vuestras parejas el Día del Padre.

¡Os quiero mucho, guerreras mías! 💖💖💖

Miles de besos para vosotras y para todos los mariduchis buenos ❤️❤️🤗🤗

#YoMeQuedoEnCasa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s